Imprimir

Los planes de la multinacional farmacéutica que llegó a Colombia

27 de Junio de 2017

Manuel Hernández, gerente de operaciones del grupo alemán en el país, explica que, además de que Bogotá representa 35% de las ventas de la empresa, la ubicación y las características de la ciudad y su área de influencia fueron clave a la hora de tomar la decisión.

La alemana B. Braun tiene nueva planta de producción de suturas quirúrgicas en el país y proyecta la compra de un laboratorio farmacéutico para consolidar su operación en la región. Estos son sus planes.

La multinacional alemana B. Braun, especializada en el desarrollo, producción y comercialización de productos médicos y farmacéuticos, quiere consolidar su operación en Latinoamérica. Y escogió a Colombia para hacerlo.

La empresa, que opera en el mercado local desde hace 51 años, puso en funcionamiento una nueva planta de producción de suturas quirúrgicas en la Zona Franca de Occidente, ubicada en el municipio de Mosquera, en Cundinamarca.

El proyecto inició en 2013 y culminó el año pasado, luego de un trabajo conjunto con Invest in Bogotá, que le permitió a la empresa hacer las valoraciones correspondientes en torno a por qué la capital del país era el lugar idóneo para realizar su inversión y potenciar un negocio que hace presencia desde 1973, cuando montó su primera planta de producción en Bogotá.

Manuel Hernández, gerente de operaciones del grupo alemán en el país, explica que, además de que Bogotá representa 35% de las ventas de la empresa, la ubicación y las características de la ciudad y su área de influencia fueron clave a la hora de tomar la decisión.

El objetivo ahora es reforzar los mercados de la región, empezando por el local y expandirse con otras gamas de productos y nuevos materiales en el desarrollo y procesamiento de suturas para las aplicaciones quirúrgicas.

Las nuevas instalaciones fabriles le permitirán pasar de producir 5,5 millones de suturas al año a 30 millones de unidades al finalizar 2018, pues esta es la capacidad instalada de la factoría. En la fase inicial la multinacional invirtió 6 millones de euros, pero la proyección es duplicar esta cifra en los próximos años.

Las suturas que se producen en el país están dirigidas solo al consumo humano y, si bien actualmente se elaboran con materiales tradicionales como la seda y el poliéster, en adelante se fabricarán con materias primas sintéticas que, cuando se colocan en el organismo, por un fenómeno denominado hidrólisis, son absorbidos por los tejidos.

Con la mirada en el exterior

Inicialmente, en esta planta se generarán 30 empleos directos y la proyección es llegar, en tres años, a contar con 120 personas. Este año la planta producirá alrededor de 1,5 millones de suturas y el objetivo es terminar 2018 con la capacidad al tope, una vez cuente con todos los registros sanitarios de los países a los que se exportará el producto, trámite que está en proceso.

La apuesta de la organización es llevar al exterior 80% de la producción, que será vendida a las filiales de la multinacional en países como Chile, Argentina, Brasil, Paraguay y México, entre otros. A los mercados en donde no tiene presencia directa llegará a través de distribuidores.

Hernández explica que, para empezar a operar la planta de Mosquera, se creó una nueva compañía llamada B. Braun Surgical SAS, que absorberá la producción de B.Braun Medical, firma que hasta el momento se ha encargado de fabricar las suturas, así como de la comercialización de todos los equipos médicos que hoy ofrece la organización.

El año pasado las ventas de B. Braun Medical, la razón social con la que viene operando esta compañía en el país, alcanzaron los $109.263 millones y su utilidad llegó a los $4.879 millones, según datos reportados a la Superintendencia de Sociedades.

Pero este no es el único negocio reciente de la multinacional europea. Para ampliar su portafolio de productos y servicios en el país, B. Braun adquirió 51% de Dialy-Ser en 2014, empresa dedicada a prestar servicios de tratamiento renal. El año pasado compró el porcentaje restante y se quedó con la totalidad de esta empresa familiar a través de la cual opera las unidades renales o de diálisis de siete clínicas en el país.

Nikolai Engel, director de B.Braun Dialy-Ser, manifiesta que las inversiones de la empresa son de largo plazo y por ello tiene presencia con esta filial en Bogotá en la Clínica Las Américas, además del Hospital León XIII en Medellín. También está en Popayán, Bello, Armenia, Pereira y Cúcuta. Hoy cuenta con 7% de participación de mercado en este negocio y atiende 1.600 pacientes en el país.

Colombia es el primer país de la región en el que la compañía tiene operación renal en clínicas; en los demás países solo vende sus productos al cliente final a través de distribuidores.

Quieren laboratorio

Los planes no paran aquí. Ahora el proyecto del grupo es tener un laboratorio farmacéutico, con el fin de ampliar el portafolio de productos y servicios que está representado en cuatro negocios a través de tres empresas: B. Braun Medical, que comercializa productos de las divisiones Hospital Care (cuidados hospitalarios), Aesculap (ortopedia) y OPM (atención de pacientes fuera del hospital); B. Braun Surgical SAS, que se encarga de la producción de las suturas quirúrgicas y B. Braun Dialy- Ser. Entre las tres personas jurídicas, el grupo emplea cerca de 600 personas.

“El objetivo es ingresar en la industria farmacéutica con una alianza o la compra de un laboratorio local que ofrezca una línea de productos que encaje en la oferta que tiene B. Braun en el mercado hospitalario.

La empresa comercializa desde lo más elemental que se pueda necesitar en una enfermería, hasta equipos como marcapasos, ortopedia, etc.”, dice Hernández. Este año el grupo trabajará en este objetivo con el fin de que en 2018 pueda concretar algún tipo de negocio.

B. Braun compite en un mercado abastecido principalmente por multinacionales, pero su producción local le brinda ventajas competitivas a la hora de comercializar los productos, tanto en Colombia como en la región.

La presencia de la firma alemana está concentrada en el mercado institucional a través de las Empresas Prestadoras de Salud (EPS), nicho en el que vende alrededor de 65% de los productos, mientras el restante porcentaje va a los distribuidores.

Los recientes negocios de la multinacional dejan claro que llegó para quedarse y que el país es eje estratégico en sus planes de crecimiento en la región. Una inversión saludable.

Problemas de cartera

La operación del grupo B. Braun no es ajena a la situación de dificultades en el cobro de cartera, que afecta al sector salud. La lenta rotación de cartera es uno delos inconvenientes que registra la empresa, pues los pagos pueden tardar varios meses y afectan el normal desarrollo de la organización. Aún así, sus directivas tienen claro que el país ofrece un alto potencial y no quieren desaprovecharlo, pues es un mercado en continuo crecimiento y con estabilidad económica y jurídica.

 

 

*Algunos insumos fueron dados por Invest in Bogotá. Publicado en: http://www.dinero.com/edicion-impresa/negocios/articulo/b-braun-llega-a-...

*Foto tomada de: http://www.dinero.com/edicion-impresa/negocios/articulo/b-braun-llega-a-...