Fecha

14 de Septiembre 2020

Bogotá se encamina hacia una movilidad inteligente

movilidad inteligente
Infraestructura

A la construcción del metro y sistemas de transporte masivo como el Regiotram de Occidente y Norte, y los cables aéreos de San Cristóbal y Usaquén, se une el incremento del uso de tecnologías para mejorar la conectividad, la congestión y la experiencia de los pasajeros en una Bogotá que cada vez se encamina más hacia una movilidad inteligente.

Movilidad inteligente

En los próximos años, Bogotá tendrá nuevos medios y modos de transporte que servirán a los más de 13 millones de viajes que se hacen en la ciudad en un día hábil promedio. A la par con esta infraestructura, se desarrollan diferentes herramientas que brindarán a los bogotanos una movilidad inteligente. 

Según Juan Gabriel Pérez, director de Invest in Bogota, entidad que ha apoyado a diferentes empresas internacionales de infraestructura para instalarse en la ciudad y desarrollar algunos de estos ambiciosos proyectos, “Bogotá le viene apostando al desarrollo inteligente de ciudad, buscando convertirse en un referente de Smart Cities en la región, y uno de los grandes retos que se tiene en materia de movilidad es cómo aplicar la tecnología a la conectividad y a las soluciones de transporte de la ciudad”.


Gestión de la movilidad a través de video analítica y machine learning

El centro de gestión de tránsito de Bogotá, desde el que actualmente se monitorea toda la movilidad de la capital, incluirá en sus herramientas tecnologías 4.0 como inteligencia artificial, video analítica y machine learning. Estos recursos, unidos con la creciente red de semáforos inteligentes, los sensores de vehículos y bicicletas, las cámaras de vigilancia y de velocidad, entre otros, servirán para desarrollar modelos predictivos que ayuden a saber cómo se comportará la ciudad. 

Con el uso eficiente de los datos, se podrán atender incidentes de manera automática, reducir el flujo vehicular, prevenir accidentes, mejorar la calidad del aire y gestionar la movilidad según la demanda que haya en cada momento.

Carlos Mateo, director para Latinoamérica de Bombardier, empresa subcontratista para el Metro de Bogotá, afirma que es esencial que el centro de gestión pueda reunir a todos los medios y modos de movilidad en la ciudad, de manera que los usuarios tengan toda la información que necesitan y puedan migrar de un transporte a otro de manera rápida y eficiente. Asimismo, llama la atención sobre pensar este centro a futuro, de manera que no se quede obsoleto en términos de capacidad ni de las mismas tecnologías. 


Pago electrónico y unificado

Para acceder al Sistema Integrado de Transporte de Bogotá existe una tarjeta que funciona para los buses y para el Transmilenio. El reto para los próximos años es integrar en un mismo medio de pago estos sistemas urbanos con los sistemas regionales del Regiotram y otros modos de transporte como las patinetas. 

El objetivo es “que los usuarios de los diferentes sistemas de transporte puedan utilizar una única tarjeta, un único dispositivo para desplazarse a través de la ciudad y que puedan tener una mejor experiencia de viaje”, afirma Alexander Ricardo, jefe de la oficina de tecnología de la información y las comunicaciones de la Secretaría de Movilidad de Bogotá.


Big data para mejorar la experiencia de usuario

Actualmente, Bogotá tiene un convenio con la aplicación de tránsito Waze, que provee datos sobre cerca de 400 tramos viales de la ciudad, y plataformas distritales como SIMUR con datos sobre la movilidad en la capital. La visión para los próximos años es disponer de más datos en tiempo real.  

“El mayor desafío de una Smart City no es la recopilación de datos sino la integración y la conexión de distintos subsistemas”, afirma Pere Francino, CEO de CityVitae, firma líder en soluciones de movilidad. Por esto, la clave del uso y manejo de los datos es la integración con otras entidades como la Secretaría de Planeación, el sistema de grúas, la línea de emergencias 123, empresas privadas de micromovilidad, entre otros, que permitan al usuario un conocimiento completo de las condiciones en la vía y una reacción inmediata ante cualquier incidente.

En esta integración, Bogotá tiene claro que actores como las universidades y las startups son fundamentales para la creación de soluciones innovadoras para la ciudad. Por esto, se creará Movilab, un espacio para que puedan hacer parte de esta nueva visión de movilidad y se desarrollen ideas en conjunto.

Además de estas herramientas tecnológicas, para crear una verdadera movilidad inteligente, que sea sostenible y tenga altos estándares de experiencia para el usuario, se necesita cooperación entre los diferentes sectores y actores en la vía, lo cual es también un desafío para Bogotá en esta etapa de desarrollo de infraestructura en movilidad.

“Necesitamos colaboración entre Bogota y los municipios aledaños para lograr una ciudad región con sistemas de transporte público que sean integrados (…) un sistema de recaudo que sea flexible, que sea fácil de modificar, que el sector público pueda tener acceso completo a los datos y la capacidad de controlar la evolución del sistema (…) necesitamos que el sector público se encargue de la definición de estándares que garanticen que los subsistemas se comuniquen entre sí, que sean interoperables y compatibles y que ofrezcan una experiencia de usuario homogénea”, concluye Adriana Palacio, gerente de Consultoría de GSD Plus, empresa de soluciones innovadoras para la movilidad y el transporte.