Fecha

23 de Noviembre 2020

Emprendimiento bogotano, un sector liderado por mujeres

Emprendimiento
Mujeres en los negocios
Mujeres emprendedoras

Según una encuesta realizada por Invest in Bogotá, 72% de los emprendimientos en la capital tienen mujeres en sus juntas directivas; sin embargo, quedan aún muchos retos para aumentar esta participación.

Emprendimiento mujeres

La presencia de las mujeres en los negocios crece constantemente. Según cifras del Banco Mundial, en América Latina y el Caribe, 50% de las empresas tiene una mujer entre sus principales propietarios. En el caso de Bogotá, el 72% de los emprendimientos cuenta con una mujer en su junta directiva, según datos de Invest in Bogota.

Para Natalia Marenco, de Just Be – Woman Power, centro de entrenamiento y bienestar exclusivo para mujeres, esta cifra es muy positiva, “en la medida en que en las grandes empresas ese porcentaje llega al 17%. Esto quiere decir que en los emprendimientos existen menos barreras de acceso para las mujeres, aspecto que debería trasladarse a todos los sectores en todos los niveles directivos”.

Por su parte, Daniela Peñaranda, fundadora de Veterinario Online, startup cuya junta directiva está formada netamente por mujeres, afirma que “el espacio y las oportunidades están abiertas para que cada vez más mujeres se animen a formar sus propios emprendimientos y a recibir el apoyo de estos ecosistemas”. 

Y es que la presencia de mujeres en altos cargos no solo significa cerrar brechas de género, representa también una mejor reputación corporativa y la posibilidad de complementar visiones y experiencias.

Un ejemplo claro de lo anterior es la motivación que tienen las personas para emprender. Según el reporte global del Global Entrepreneurship Monitor 2019/2020, en 36 de los 50 países estudiados, las mujeres escogieron como su mayor incentivo para crear un negocio el poder hacer una diferencia en el mundo y el asegurarse un medio para vivir, mientras que los hombres mayormente escogieron alicientes como ganar una alta suma de dinero o continuar con una tradición familiar.
 
Por otra parte, la alta cifra de mujeres en cargos directivos contrasta con la participación total de mujeres en emprendimientos, que se reduce al 28%, según datos de la encuesta realizada por Invest in Bogota, entidad que articula el ecosistema emprendedor de la capital de Colombia, ciudad que cuenta con el segundo mejor ecosistema de emprendimiento de América Latina, según el Global Entrepreneurship Network.

“Según el ranking PAR AEQUALES, que mide los avances en equidad de género de las organizaciones en Latinoamérica, Colombia en 2020 -con un %24- está por debajo de la media en América Latina (%26). Para el país y su capital es importantísimo promover no solamente a las mujeres fundadoras y creadoras de emprendimientos, sino impulsar su presencia en juntas directivas, conscientes de que las empresas registran mayores rendimientos cuando emplean mujeres en altos cargos como lo asegura un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)”, afirmó Carolina Durán, secretaria distrital de desarrollo económico. 

En la misma línea, Natalia Vargas, CMO de Lentesplus, opina que “las mujeres pueden aportar desde el balance de género hasta el lado creativo, donde suelen ser una puerta de creatividad bastante importante. En ese sentido, es muy importante que el rol de la mujer se siga fortaleciendo en los ecosistemas de los emprendedores. (…) Esto es una alerta para revisar cómo se fomenta más a las mujeres emprendedoras para que se refuerce el ecosistema en el país”.

Los desafíos para lograr cerrar la brecha de género en el emprendimiento aún son altos, pues no se trata solamente del número de personas contratadas en una empresa; se trata de cambiar realmente las estructuras que no le permiten a la mujer acceder fácilmente a estos sectores.

Entre las dificultades que emprendedoras como Marenco y Peñaranda evidencian para que el género femenino tome más relevancia en el sector, se encuentran la dificultad para conseguir financiación, la poca cantidad de mujeres con formación en disciplinas STEM y la falta de tiempo, ya que las mujeres aún tienen que dedicar una gran parte de sus horas a realizar labores domésticas y de cuidado.


Encuentre la entrevista aquí